QMI BIOCIDE FUEL TREATMENT – Tratamiento Biocida para combustible


Tratamiento biocida para combustible de QMI

Es un Agente biocida antimicrobiano de alto rendimiento cuya acción conservante y desinfectante protege de forma continua cualquier combustible de la contaminación de bacterias, algas, hongos y levaduras.

Composición:

La eficacia de su acción bactericida, fungicida y algicida se basa en una combinación de compuestos heterocíclicos que incorporan en su estructura molecular una gran proporción de elementos bioactivos.

El problema:

La acumulación de agua –por condensación, decantación o contaminación externa-en los depósitos de combustible, provoca el crecimiento de microorganismos. Esta contaminación puede generar una cierta turbidez, estropear el producto almacenado, obstruir los filtros, bombas e inyectores, y generar problemas de corrosión de los depósitos, olores fuertes y problemas de decoloración. QMI BIOCIDE FUEL TREATMENT es un conservante y desinfectante de amplio espectro a base de diferentes isotiazolinonas que protege de forma continua y acaba con la contaminación de hongos y bacterias de los combustibles diésel, queroseno, biocombustibles, combustibles para calefacción y combustibles de aviación. BIOCIDE FUEL TREATMENT no libera subproductos corrosivos en el combustible y es soluble en agua y el combustible, protegiendo ambas fases inmiscibles, la interfase y cualquier superficie en contacto con el combustible.
Gasóleos de última generación: Los gasóleos de última generación incorporan entre un 4-7% de Biodiesel con el objetivo de ser más respetuosos con el medio ambiente. Este hecho provoca que el Gasoil contenga agua en pequeñas proporciones (<0.5%) incrementando así la probabilidad de degradación por microorganismos. Además, las posibles filtraciones en los tanques de combustible, pueden incrementar esta contaminación generando un fondo de H2O que no se mezcla con el gasoil. Es en la interfase entre el gasoil y el agua donde se inicia el crecimiento de microorganismos que contamina el carburante. Cuando estos microorganismos están preparados para desarrollarse, producen largos filamentos que forman un entramado capaz de aferrarse a las superficies de los muros de tanques, canalizaciones, bombas y partes vitales de las estructuras. Cuando esto pasa, los filtros quedan atascados, causando rendimientos pobres en motores e instalaciones y provocando averías en el sistema. A su vez, los microorganismos metabolizan el Gasoil generando más agua, fangos y sub-productos ácidos que aumentan la turbidez del hidrocarburo y disminuyen las prestaciones.

Dosis de tratamiento:

Tratamiento preventivo: Se recomienda una dosis de entre 10 y 30ml de BIOCIDE FUEL TREATMENT por cada 100 litros (de 1 a 3 litros por cada 10.000L) de combustible.
Tratamiento de choque: En caso de contaminaciones extremas puede ser necesaria la extracción física y limpieza previa al tratamiento con BIOCIDE FUEL TREATMENT para reducir las probabilidades de recontaminación del tanque. En estos casos se recomiendan dosis de entre 30 y 100 ml por cada 100 litros (de 3 a 10 litros por cada 10.000L) de combustible como tratamiento de choque. Es recomendable realizar, además, una revisión periódica de los filtros para controlar el bloqueo de los mismos por la retención la materia muerta, seguido de un tratamiento preventivo.

Efectividad:

QMI BIOCIDE FUEL TREATMENT es activo frente a más de 20 bacterias, 8 tipos de hongos y 3 levaduras distintas. Sin embargo los microorganismos a los que BIOCIDE FUEL TREATMENT se enfrenta con más recurrencia en tanques de Gasoil son: Bacterias Pseudomonas y sulfato reductoras (SRB). Hongos como Yarrowia, Cephalosporium, Penicillium y en particular, Hormoconis resinae y Aspergillus fumigatus, entre otros.

Formatos:

Botella de 1 Kg (12 Unidades por caja)

QMI BIOCIDE FUEL TREATMENT 1 KG

Descargar FICHA TÉCNICA