EL SECRETO ES LA FÓRMULA: SX-6000 y SX-9000


El liderazgo de QMI  a nivel internacional se basa en sus exclusivas fórmulas SX-6000 y SX-9000 para sus tratamientos antifricción y antidesgaste del metal, una mezcla sofisticada de componentes de primer nivel que son claves para obtener una fórmula que se adhiere a las superficies de fricción, junto con un PTFE submicrónico, de tamaño inferior a 0,5 micras y de alta densidad especialmente elegido para ofrecer una alta resistencia a tensiones y fracturas. Además nuestros productos no sólo optimizan el rendimiento general de sus máquinas, como la mayoría de los que se encuentran en el mercado, sino que también evitan su desgaste y alargan su vida útil. Por eso, QMI  es la elección de los profesionales y también la de los campeones.

qmi miss budweiser
El hidroplano más rápido del mundo, el Miss Budweiser, equipo 24 veces campeón del mundo de la liga H1 Unlimited. Alcanzando una velocidad máxima entre 330 Km/h y 350 Km/h, es la prueba de que el sellante de pintura con PTFE, QMI PAINT SEALANT, realizó un gran trabajo para reducir la fricción y, por tanto, la resistencia al aire.

¿Sabías que no todos los tratamientos con PTFE son iguales?

El tamaño sí importa: El PTFE submicrónico de QMI no obtura los filtros

Existe una gran variedad de métodos de fabricación de PTFE, que ofrecen una amplia gama de tamaños y por extensión de precios de las partículas de PTFE. El PTFE utilizado típicamente por fabricantes de tratamientos va desde un tamaño de 2 a 10 micras.

En cambio, QMI utiliza una técnica de fabricación que produce partículas de PTFE submicrónicas, más pequeñas que 0,5 micras (0,225 micras de media), permitiendo una gran penetración en las microasperezas de las superficies de fricción y evitando la obturación de los filtros. QMI ha realizado pruebas independientes en el Southwest Research Institute que certifican que sus productos no ofrecen problemas para ser filtrados por membranas de filtros de 0,8 micras.

PTFE de alta densidad, menor fricción que el PTFE de baja densidad – Probado

El PTFE es una familia de polímeros con alrededor de 1200 tipos. La mayoría de ellos tienen cadenas moleculares ramificadas (PTFE de baja densidad). A granel, estos tienen un peso específico mucho más bajo que las versiones de alta densidad y se adaptan bien a producir los revestimientos relativamente gruesos que se encuentran, por ejemplo, en las sartenes de cocinar. Pero están lejos de ser adecuados para un recubrimiento mucho más fino, de alrededor 1 a 1,5 micrones, que se necesita en ingeniería para un tratamiento óptimo del motor, de la transmisión o del diferencial. En comparación, el PTFE de alta densidad consta de cadenas moleculares no ramificadas mucho más largas, que permiten lograr un recubrimiento mucho más denso en las superficies. Así como un camión cargado de árboles de Navidad llevará mucho menos peso que uno igual que lleve troncos de árboles rectos.

Los científicos Tabor y Williams demostraron en 1961 en el mundialmente famoso Laboratorio Cavendish en Cambridge, que hay al menos un 30% menos de fricción entre las superficies de PTFE donde las cadenas moleculares corren paralelas entre sí que si corren a 90°. Esta situación óptima en un motor sólo se puede lograr con PTFE de alta densidad, donde el movimiento “peina” las cadenas moleculares en la dirección del movimiento. La variedad de baja densidad solo puede salpicar la superficie, no cubrirla por completo (una de las razones por las que un productor que usaba PTFE de baja densidad fue multado con 10 millones de $ en los EE. UU. Por hacer esta y otras afirmaciones infundadas).

El PTFE de alta densidad, o pesado, no se puede producir mediante el método simple y barato utilizado para producir polvo de PTFE de baja densidad, o ligero, (por trituración de sólidos). Tiene que producirse directamente en la solución básica, lo que exige un método de producción mucho más complicado y caro (aproximadamente 5 veces más caro que con el PTFE ligero). Pero esto da un recubrimiento completo, y todos los beneficios del tratamiento están ahí dentro de los 100 km. El efecto menor del PTFE ligero tarda hasta 3000 km en desarrollarse, debido a la mayor dificultad para asentar las partículas desordenadas en el metal. QMI ha probado la durabilidad del recubrimiento antifricción de su tratamiento para motor SX-9000 y confirmado su presencia a los 80.000 Km (50.000 millas) o 1.000 horas, y solo QMI puede proporcionar esta prueba.

Un problema que se encuentra con ambos tipos de PTFE al preparar un producto de recubrimiento es que las partículas tienden a asentarse fuertemente y forman un lodo parecido a una masilla en el fondo de la botella (incluso el PTFE ligero es más pesado que el aceite), que no se dispersa fácilmente (si es que lo hace) cuando se agita. Para evitar esta coagulación, se requiere una química especial. Si bien se ofrecen varios productos de PTFE ligero, hasta ahora solo QMI ha resuelto este problema para poder ofrecer el rendimiento superior del PTFE de alta densidad o pesado.

Se reconoce que el PTFE tiene el coeficiente de fricción más bajo de todas las sustancias sólidas del mundo. Y la fricción entre las piezas revestidas con PTFE pesado es (0,02) menor que con PTFE ligero (0,04), además de dar un revestimiento completo, imposible con las variedades ligeras. Cualquiera que sea el lubricante que se utilice, mineral o sintético, habrá un arrastre entre la película de aceite y la superficie metálica, que QMI reducirá mejor que cualquier otro producto. Por tanto, no es de extrañar que el producto QMI produzca resultados mucho mejores que cualquier producto a base de PTFE ligero.

Lea los informes de las pruebas independientes, compárelos con las afirmaciones (algunas infundadas) de los fabricantes de tratamientos con PTFE ligero y comprenderá por qué la gente seria en los deportes de competición de motor confía en QMI.

Atracción a las superficies metálicas

Por otro lado, las fórmulas exclusivas de QMI, SX-6000 y SX-9000, con PTFE llevan una polarización negativa que es atraída a la carga o polaridad positiva de los metales férreos. De esta forma, el PTFE de QMI se adhiere de forma más rápida a las superficies metálicas, creando una capa protectora antifricción sobre el metal. Además, el PTFE de alta densidad y submicrónico de QMI permite que una vez adherido al metal dure hasta 80.000 Km o 1000 horas (probado). Las fórmulas SX-6000 y SX-9000 son la respuesta global a la nueva dimensión en lubricación de QMI.

El uso de las exclusivas fórmulas de QMI, SX6000 y SX9000, polarizadas con PTFE submicrónico y de alta densidad, hace posible que se minimice la fricción, se genere una pérdida menor de energía disipada en forma de calor a la vez que se reduce significativamente el desgaste. Muy simple… ¡no se puede conducir con menos fricción!