La necesidad del mantenimiento del sistema de refrigeración


El Radiador y el mantenimiento del sistema de refrigeración, los grandes olvidados

El sistema de refrigeración, y en concreto el radiador, es uno de los elementos más importantes de un vehículo. Este garantiza que el motor tenga un buen funcionamiento y rendimiento a una temperatura adecuada, evitando su sobrecalentamiento. Sin embargo, es el gran olvidado por la mayoría de usuarios y el mantenimiento del líquido refrigerante suele ser deficiente o inexistente. Todo esto suele derivar en costosas averías del motor.

Funciones del líquido refrigerante (anticongelante)

Para realizar un buen mantenimiento del sistema de refrigeración, es importante conocer las funciones del líquido anticongelante:

  1. Evitar que se congele el agua del circuito de refrigeración.
  2. Externalizar el calor al exterior evitando que entre en ebullición (reduciendo la evaporación).
  3. Evitar la cavitación, un tipo de corrosión que se produce cuando se crean pequeñas burbujas (microscópicas) de gas en el refrigerante. Estas impiden el contacto directo del metal con el líquido refrigerante y martillean contra los componentes del motor con una fuerza de 60.000 psi. Con el tiempo, este martilleo microscópico provoca la erosión y corrosión de los componentes del motor.

Para tratar de que funcione correctamente el sistema de refrigeración del motor, es de vital importancia seguir los siguientes consejos:

Revisar el nivel del líquido refrigerante

Ya sea verano o invierno, debemos comprobar de forma periódica (al menos una vez al mes),  que el circuito tenga un nivel adecuado de refrigerante.

Antes de revisar el nivel del líquido refrigerante, el vehículo debe estar en un lugar llano. Además, debemos realizar esta tarea cuando el motor esté completamente frio. Para comprobar el nivel del refrigerante, debemos fijarnos en las dos marcas de máximo y mínimo que vienen indicadas en el exterior. Si este se sitúa entre las dos marcas, el nivel es correcto. Por contra, si se encuentra por debajo del mínimo debemos rellenar con el líquido refrigerante recomendado por el fabricante. También podemos acudir a nuestro taller mecánico de confianza para que lo hagan con total seguridad.

Si decide hacerlo usted mismo, siga estos consejos:

  • Retire el tapón despacio, y tenga cuidado con las salpicaduras porque podrían producirle quemaduras, irritación u otras reacciones en la piel o en los ojos.
  • Es muy importante no sobrepasar el nivel máximo indicado, ya que cuando el motor está caliente, el líquido refrigerante tiende a incrementar su nivel y va a necesitar de ese espacio.

Comprobar el estado del líquido refrigerante

En el sistema de refrigeración, el líquido refrigerante necesita cambiarse periódicamente. Éste, con el paso del tiempo se va volviendo progresivamente más ácido dentro del sistema de refrigeración. Los ácidos hacen reacción y prácticamente pudren el sistema desde el interior hacia el exterior.

El anticongelante nuevo evita fallos prematuros

Si cambiamos el anticongelante por otro nuevo antes de que se vuelva demasiado ácido, evitaremos que nuestro sistema de refrigeración, la bomba de agua, y otros elementos en esta línea, se desgasten de forma prematura.

La mayoría de fabricantes recomiendan diferentes intervalos de tiempo y kilometraje para los cambios. Así que, lo mejor es consultar siempre el mantenimiento previsto por el fabricante para saber cuándo hay que llevar a cabo este servicio. Sin embargo, hay que realizar comprobaciones periódicas del anticongelante para evitar sorpresas.

La realización de los servicios recomendados de cambio del anticongelante puede ahorrarle dinero por reparaciones y averías costosas debido a la corrosión, sobrecalentamiento o congelación del refrigerante del radiador.

Ahora, también puede comprobar fácil y rápidamente el estado del refrigerante de su vehículo con las Coolant Test Strips de QMI. Utilizando una de las tiras QMI Coolant Test Strips, podremos comprobar tanto el nivel de pH como el punto de congelación y el de ebullición. Simplemente se introduce la tira en el anticongelante del cuello del radiador durante un segundo. Seguidamente, se sacude el exceso de líquido y se compara el resultado de la prueba con la escala del recipiente.

Las tiras para testear el estado del anticongelante son un paso más de QMI para la mejora del mantenimiento del sistema de refrigeración.

Retirar elementos no deseables del radiador

El radiador, al estar situado en la parte frontal del vehículo, está sujeto al impacto de pequeñas piedras, residuos e insectos que se cruzan por nuestro camino. Por este motivo, es recomendable retirar periódicamente cualquier elemento (hojas, plásticos o restos de insectos). Estos, obstaculizan la entrada de aire y su correcto funcionamiento para la disipación del calor.

De paso, podemos revisar visualmente el radiador para descartar que haya grietas o fugas. Si encuentra restos de refrigerante o anticongelante bajo el vehículo, es bastante probable que se trate de una fuga, ya sea una fisura en el vaso de expansión, en el radiador, en algún manguito o incluso por alguna junta de la bomba de agua.

La respuesta de QMI para el mantenimiento del sistema de refrigeración

En caso de fugas, recomendamos el tapafugas de radiador, QMI COOLING SYSTEM SEALER & CONDITIONER, que sella las fugas en todos los sistemas de refrigeración automotrices y acondiciona el circuito de refrigeración.  Se puede mezclar con agua y mezclas anticongelantes. Además, es compatible con el anticongelante convencional a base de silicato, además de los anticongelantes con tecnología OAT (Organic Acid Technology) y HOAT (Hybrid Organic Acid Technology). No daña los sistemas de refrigeración gracias a sus propiedades no reactivas. Por tanto, no afecta al equilibrio químico del anticongelante y es seguro para todos los metales, conductos y manguitos del sistema de refrigeración.

Si necesita cambiar el líquido anticongelante, aplicar el limpia radiadores QMI RADIATOR CLEANER antes del cambio del refrigerante ayudará a desincrustar óxido,  descamaciones, corrosión y depósitos minerales. Además de disolver sílice, sedimentos y residuos de aceite del sistema de refrigeración, lo cual mejora el flujo del refrigerante y la transmisión del calor. Esto previene el sobrecalentamiento y posibles daños importantes al motor.

Por último, y no menos importante, aplicar al nuevo refrigerante el acondicionador y protector térmico QMI COOLING SYSTEM TREATMENT, proporcionará acondicionamiento y protección segura y eficaz a todo el circuito de refrigeración. Sus aditivos inhibidores del óxido, la corrosión, la descamación y de la formación de depósitos, maximizan la transferencia de calor, la protección térmica y la refrigeración del sistema.

Seguir estas sencillas pautas para el mantenimiento del sistema de refrigeración, le evitará el sobrecalentamiento del motor y costosas averías. En QMI trabajamos para ayudarle a mantener un funcionamiento correcto y óptimo del motor.

Photo: Radiator Antifreeze by evelynishere on Flickr